Dorsales: 10 (diez)


Si hay un dorsal que sea emblemático en la historia de River, ese es el número 10. Desde Labruna en los primeros años, ése número no fue para cualquiera. Siempre la usaba el mejor, el referente, el ídolo, el símbolo del equipo. Como Alonso y Francescoli en los 80, o la década de los 90 con Gallardo y Ortega, el paladar negro del hincha millonario estaba más que satisfecho.
A partir de la temporada 1997/1998, cada jugador pasaba a ser propietario exclusivo de cada dorsal. Ahí es donde empieza el informe, ¿quiénes fueron los que se adueñaron de la 10? ¿Por cuánto tiempo la llevaron? ¿Cómo les fue a cada uno? ¿Cuántos no surgieron de las inferiores del club? Que empiece el recorrido...

1997-1999: El muñeco, el primer "dueño"
 
Marcelo Gallardo fue el primer jugador que tuvo la "titularidad" de la camiseta número 10 de River, y no la tuvo fácil ya que competía con otros dos candidatos de peso: Pablo Aimar y Santiago Solari. El muñeco fue el dueño exclusivo de la 10 durante dos temporadas. Jugó 55 partidos (33 locales y 22 internacionales) marcando 11 goles (6 en AFA y 5 en Copas); consagrándose en el Apertura 97 y la Supercopa 97. A mediados de 1999 fue transferido al Mónaco en 9.360.000 dólares.

1999-2001: La era del Payaso
Con la venta de Gallardo a Francia, Pablo Aimar heredó la emblemática casaca y dibujó sonrisas en la hinchada riverplatense durante una temporada y media. El payasito totalizó 61 partidos (47 locales y 14 internacionales) con 19 goles (15 en AFA y 4 en Copas), siendo una pieza fundamental en el bicampeonato (Apertura 99 y Clausura 2000). A comienzos de 2001 fue transferido al Valencia de España en casi 20.000.000 de dólares.

2001-2002: Ortega y la 10 (parte I)
Solo 6 meses de abstinencia tuvo que soportar Ariel Ortega para volver a calzarse la 10. A partir del Clausura 2001, no paró de gambetear por una temporada y media. El burrito, con la 10 en la espalda, jugó 64 matches (46 locales y 18 internacionales) convirtiendo 25 goles; además se consagró campeón del torneo Clausura 2002. Luego del Mundial, fue transferido al Fenerbahce de Turquía en 5.000.000 de dólares.

2002-2003: Mandrake le puso su magia
La partida del burrito le dejó el camilo libre a Andrés D'alessandro. El cabezón la lució durante la temporada 2002/2003. Entre Torneos locales, Sudamericana y Libertadores; jugó 40 partidos, convirtió 14 tantos, inventó "la boba" y dio la vuelta olímpica en su último torneo en el club: el Clausura 2003. En el mes de julio de 2003 pasó al Wolfsburgo de Alemania a cambio de 12.000.000 de dólares.

2003-2004: El primero que no fue "hecho en casa"
El lugar que dejó vacante D'alessandro fue ocupado por Daniel Montenegro. Un hecho histórico ya que por primera vez se le daba la 10 a un jugador que no provenía de las divisiones inferiores. El rolfi se vistió con la mejor pilcha de River durante la temporada 2003/2004: fueron 30 partidos en torneos de AFA (5 goles) y otros 7 en la Sudameriacana 2003 (gol a Independiente) donde fue finalista. Se consagró campeón del Clausura 2004.

2004-2006: La vuelta del muñeco
Si bien regresó al club a mediados de 2003, Marcelo Gallardo volvió a tener el dorsal que mejor le queda en la Libertadores de 2004. Desde la temporada 2004/2005 hasta fines de 2006, todas la camisetas con el número 10 en partidos oficiales tenían el nombre "Gallardo". En esos 3 años, jugó 90 partidos y convirtió 29 goles. A fines de 2006 se alejó del club por diferencias con el DT Daniel Passarella.

2007: Para poner en un Marco
Para afrontar el torneo Clausura 2007, sorpresivamente la emblemática camiseta pasó a manos de Marco Ruben. Si bien estaba Ortega en el plantel, no pueden modificar la numeración en medio de una temporada. Fue por eso que el rosarino, que se había incorporado recientemente, tuvo el honor de vestirse de 10. Fueron 16 partidos con 3 goles para el delantero.

2007-2008: Ortega y la 10 (parte II)
En el 2007 el burrito no pudo arrancar el torneo local con la 10, pero sí lo hizo en la Copa Libertadores y se adueño de ella durante toda la temporada 2007/2008. Fueron 37 encuentros oficiales, donde nos encandiló con toda su magia. Convirtió 6 goles y levantó la copa del torneo Clausura 2008. A mitad de ese año tuvo que alejarse del club por problemas con el DT Diego Simeone.

2008: Solo en la Copa
Luego de la problemática salida de Ortega, ningún jugador utilizó el dorsal 10 en el Apertura 2008. Sin embargo, en la Copa Sudamericana la responsabilidad cayó sobre Diego Buonanotte. Solo 4 partidos pudo disfrutarla y no volvió a usar ese número.

2009: El ocaso del muñeco
Sin un líder natural en el plantel y con la 10 esperando para que alguien la saque a la cancha, Marcelo Gallardo no dudó y volvió a las pistas. Entre el torneo Clausura y la Copa Libertadores, fueron 14 partidos y 4 goles (recordado gol a Boca de tiro libre). Para la temporada 2009/2010, le cedió la camiseta a Ortega.

2009-2010: Ortega y la 10 (parte III)
El burrito nos regaló sus últimas pinceladas como debía ser, con la 10 en la espalda. Retornó a River ante Lanús por la Sudamericana y jugó 40 partidos (4 goles) hasta su último partido con la banda ante Colón en Santa Fé. Ni se sospechaba que ese sería su último partido. En enero de 2011, por problemas con el técnico, tuvo que partir a All Boys. Se venía lo peor...

2011: Lamela, cuando las papas quemaban
Con River en zona de descenso, Erik Lamela tuvo que crecer de golpe y hacerse cargo del equipo. Con el peso de la 10 sobre sus hombros, jugó los 19 encuentros del Clausura 2011 (2 goles) y los 2 de la Promoción. Le sobró entrega, pero no pudo evitar la catástrofe. Consumado el descenso, fue transferido a la Roma de Italia en 12.000.000 de euros.

2011/2012: En el peor momento, volvió el Chori
Con el objetivo impostergable de regresar a River al lugar donde corresponde, Alejandro Domínguez fue el conductor del equipo en su periplo por la B Nacional. Si bien no había números fijos, el Chori fue el que más veces la utilizó. También se dieron el gusto Lucas Ocampos, Andrés Ríos y César Maestrico González.

2012-2014: Cuando River volvió a ser River, Lanzini
Con el retorno de River a la máxima categoría, Almeyda le dio la 10 a Manuel Lanzini. Fueron 2 temporadas completas con el 10 en la espalda, totalizando 69 partidos entre Torneos Locales, Copa Sudamericana y Copa Argentina. Convirtió 13 goles y obtuvo el Torneo Final 2014 y la Superfinal de ese mismo año. Fue transferido al Al Jazira de Emiratos Arabes Unidos a cambio de 6.000.000 de dólares.

2014: Tomás Martínez siguió con la tradición
Durante el Torneo Transición 2014, ante la eterna espera por la vuelta de Pablo Aimar, el dorsal sagrado quedó nuevamente vacante. Sin embargo, en la Copa Sudamericana, se le otorgó el privilegio a otro pibe surgido de las inferiores: Tomás Martínez. No le fue nada mal a Tomy, River ganó los 4 partidos en los que participó el 10 y además terminó consagrándose campeón a nivel internacional luego de 17 años de espera.

2015: El Pity, Recopado
Para el año 2015, la 10 cambiaría de dueño, pero seguiría diciendo Martínez. Con Aimar todavía "en veremos" y Tomás Martínez en el Sub-20, el muñeco Gallardo le dio el dorsal sagrado al recientemente llegado de Huracán, Gonzalo Pity Martínez para jugar la Recopa Sudamericana (campeón), el torneo local y la Copa Libertadores.


BONUS TRACK
Informe de Líbero (1997-2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada